Blog de música rock y metal

Entradas etiquetadas como “The Mars Volta

¿Canción De Consumo O Música Con Propuesta?


“La música gastronómica es un producto industrial que no persigue ninguna intención artística, sino la satisfacción de las demandas del mercado”

Umberto Eco, “Apocalípticos e Integrados”

Umberto Eco

Una idea que lo dice todo acerca de la industria musical de nuestros días y que se ha venido desarrollando desde hace ya muchas décadas.

Durante las vacaciones terminé de leer el conjunto de ensayos denominados en su totalidad “Apocalípticos e Integrados”. Estos ensayos fueron escritos nada más y nada menos que por uno de los más importantes expertos en semiótica en el mundo actual: Umberto Eco.

Tuve la suerte de llevar algunas materias donde aplicamos muchas teorías, que por muy aburridas que parezcan, me han ayudado a entender y reflexionar, con un poco más de dos neuronas, sobre los constantes ataques mediáticos y los productos culturales con los que entro en contacto todos los días, en todo momento.

No, no es por farolear (como muchos podrían pensar). A mí me gustan las teorías y alguna vez había leído en internet la importancia de una obra como la de “Apocalípticos e Integrados”, así que cuando tuve la oportunidad de comprar el libro lo hice, sin pensarlo mucho.

La verdad es que la obra se quedó en algún rincón abandonado, por bastante tiempo. La razón principal era que no me sentía capaz de leer una obra de tal calibre, no me sentía lista para poder entender , y traducir en lenguaje cristiano, todo lo que esas letras podían contener. Hasta hoy, a casi unos 5 días de haberlo terminado de leer por completo, todavía no estoy segura de haber podido captar al menos al 70% todas las ideas que Eco me embarró a fuerza de martillo. Aún así, debo decir que el libro me encantó. La televisión, los cómics, los niveles de cultura, el kish, Superman y hasta Charlie Brown fueron desnudados y analizados con una gran lupa.

Pero sí ya has sido lector de este blog antes; sabrás que la mayoría de las cosas que escribo en él están enfocadas siempre hacía la música. En parte lo anterior se debe a algo tan simple como que: soy una mocosa de 22 años, aún me salen barritos en la cara, no cuento con ninguna habilidad digna de mencionar, probablemente soy una persona muy mediocre y lo único que estoy segura de poder hablar por más de 10 minutos es de música. Al igual que muchos otros seres humanos, la música ha formado parte de mi vida…ha estado en buenos y malos momentos, y en todos los momentos entre esos dos extremos; por lo tanto, es la música el único tema donde me siento segura de no parecer una perfecta estúpida todo el tiempo.

Así que, teniendo lo anterior en cuenta y habiéndote enterado de que acabo de leer una obra sobre cultura de masas, te imaginarás que mi parte favorita del libro fue aquélla donde se mencionó a la música. Pues así es, mi querido e inteligente lector, mi parte favorita del librito de ensayos, fue la titulada simplemente: “La canción de Consumo”. Si, la canción que consumo, la canción que consumes, la canción que consumen todos.

Pero, ¿qué acaso no todas las canciones son consumibles? , ¿No esperan los músicos que su música sea escuchada y por lo tanto consumida?, o ¿Acaso existe algún músico que realice proyectos con el afán de grabarlos y luego hacer una única copia, la cual sólo será escuchado por él y nadie más?

La última pregunta puede ser respondida, a mi parecer, como que los músicos hacen su música de acuerdo a lo que a ellos les gustaría escuchar y de acuerdo a lo que ellos se les hincha un huevo o un ovario (según sea el caso)…pero aún así, estoy segura de que cualquier músico se sentiría alagado de que alguien consumiera y disfrutara su música.

Entonces, ¿a qué carajos se refiere Eco cuándo habla acerca de la canción de consumo?… La respuesta es tan fácil como remitirnos de nuevo a las líneas con las que comencé este post: a la música gastronómica, a la música que está hecha para ser radiable, la que escuchamos en la radio, la que vemos en MTV, la que nos venden como “música de moda” o el artista del momento. La música gastronómica está hecha para vender, en eso se basa su estructura y tanto el coro, como los versos de sus letras mandan un mensaje subliminal a nuestras mentes: “SHOW ME THE MONEY!”…pero bueno, eso no es cosa nueva.

El punto que me gustaría analizar es el siguiente, así que cito textualmente (nuevamente y acostúmbrense porque lo estaré haciendo durante todo el post):

“Sí como dijo Wright Mills en White Collar, en la sociedad de masas la fórmula sustituye a la forma (y la fórmula precede a la forma, a la invención, a la propia decisión del autor), el campo de la música de consumo se presenta como modelo típico”

Umberto Eco, extraído de “Apocalípticos e Integrados”

Me parece bastante claro…fórmulas antes que forma, es decir, en palabras cristianas, para nosotros mortales miserables: Eco nos está hablando de “Maná” jajaja…no se me ocurre otros músicos que hayan aplicado su fórmula hasta el cansancio y hasta ABURRIRNOS con cada canción que nos hacen escuchar. Y la verdad es que la fórmula no se queda solamente en las bandas nacionales. La fórmula antes que la forma es un mal que ataca malignamente todos los géneros musicales, el caso es empaquetar la fórmula en un disco para podértelo vender y las fórmulas no son sólo un elemento exclusivo de la música pop. Las bandas emo han caído en esto una y otra vez, por ahí podemos encontrar también a las distintas bandas generadas a partir del “Hardcore” e incluso hasta en el Black Metal.

Maná... Un ejemplo nacional clásico de "Fórmula antes que Forma"

Como el ejemplo clásico podemos poner a la mayoría de las bandas “góticas” o “sinfónicas”, que una y otra, y otra vez intentan (y logran) vender sus “nuevos” trabajos que, al escucharlos no podemos evitar sentir que estamos teniendo un gran “DEJA VÚ”. Si, en este lugar están todas esas bandas que he mencionado antes, incluso (y con el dolor de mi corazón jodido) Nightwish se ha dejado debilitar por la utilización de las fórmulas antes que la forma.

La fórmula clásica, aquella tan conocida de “verso-coro-verso”, es la fórmula que sigue ocupando la mayor parte de las mentes de los productores y muchos artistas plásticos, sin darse cuenta de que la gente comienza a despertar de su pasividad, a la que ha sido sometido a fuerza de medios masivos, y comienza a exigir nuevas canciones, nuevos sonidos, nuevas propuestas. No es nada raro que de la “nada”, hayan aparecido nuevas bandas que en su música, incluyen además de una actitud “rockera”, unas cuantas guitarras y riffs, y que sin embargo siguen jugando con la misma estructura, sólo que disfrazada, maquillada de negro y vestida con pantalones rotos…todo lo necesario para que una nueva “generación”, una generación donde el uso de sintetizadores y teclados para una canción pop suena anticuado, estúpido y aburrido, sienta que tiene algo suyo, que al final sigue usando las mismas ideas recicladas de épocas pasadas.

Pero el hecho es que, sí la música que consumes está siendo transmitida en una estación de radio, tiene un vídeo en MTV y suena en el antro…amigo, no te hagas, lo tuyo, lo tuyo, es la canción gastronómica, la canción de consumo. Lo tuyo es la venta de productos construidos para la masa. Ahora que si me dices que a ti no te gusta el pop, que te gusta el reggaetón y el hip-hop, tienes qué preguntarte: ¿qué hip-hop escucho?, ¿escucho el hip-hop de protesta, el que todavía conserva sus bases y su espíritu?, ¿consumo el hip-hop de artistas que aunque no son muy conocidos tienen una mejor calidad que los de fama internacional? O, ¿soy acaso el que consume el hip-hop de diamantes y viejas medio encueradas en vídeos que sólo hablan de pasar el rato en una “party?

Sí mentalmente respondiste positivamente a la segunda pregunta sólo tengo qué decir: “DUDE you’re screwed!”, eres parte de un gran número de personas controlado por una gran sociedad capitalista….ahora que si respondiste afirmativamente a todas las preguntas y a eso le agregas que también escuchas a bandas pop radiables, pero te gusta también buscar nuevas bandas de indie, folk, metal, rock progresivo y otras categorías musicales, entonces, debo decir que estas en buen camino. Bien dicen que el que disfruta la música, disfruta todo lo que tenga que ver con ella…desde las canciones más de weba, pasando por las rancheras, las cumbias, el reggaetón, el rock, el metal, el folk, el jazz, el pop, la música clásica y todas las demás categorías inventadas y por inventar.

El problema radica en que existen ciertos tipos de persona que, SÓLO escuchan música de radio, música de canal

MTV... una carta importante dentro de la creación de música "gastronómica"

musical y música de antro. Las fórmulas muchas veces son requeridas por la mente humana, por el gusto de las personas. Nos gusta consumir algunas cosas porque sabemos que nada en ellas nos sorprenderá, y, la constancia es algo que a veces nos da tranquilidad, nos relaja. Eso explica perfectamente el por qué de vez en cuando encontramos agradable al oído escuchar canciones de artistas pop, o incluso discos enteros de nuestras bandas favoritas que, al final siempre suenan a un disco anterior.

No es que yo tenga un problema personal contra las personas que escuchan cierto tipo de música, me parece perfectamente entendible que cada quién tenga sus gustos. Lo que me parece mal, es el hecho de quedarse encasillados en un género musical, en estructuras musicales repetitivas y que cuándo a este tipo de escuchas se les presente algo nuevo y diferente, las críticas negativas caigan desde todos los puntos, o, que al contrario, cuándo un grupo nuevo saca al mercado una nueva producción, los críticos les den menciones honoríficas por trabajos que no logran innovar en nada y al contrario, sólo logran aplicar la fórmula una vez más.

Y es aquí, dónde una persona que ama la música me podría dar la razón. El buscador de nuevos sonidos, no busca sólo encontrar bandas y/o artistas que suenen bonito. El amante de música busca encontrar en cada nueva producción un nuevo reto musical, un nuevo sonido que lo sorprenda y que lo mantenga pegado a una producción. El escucha puede amar u odiar lo que está recibiendo, pero, dentro de su opinión personal, podrá encontrar que lo que está escuchando lo está retando, a tener que prestar atención, a analizar y a convertirse de esta manera en un actor activo, dejando atrás la actividad pasiva de sólo escuchar una canción.

La prioridad principal para el músico de nuestro tiempo (en mi opinión) debería ser el proponer, más allá de la simple “canción de consumo”, un producto que pueda ser radiable, que pueda ser vendido, un producto que utilice una fórmula pero con formas diferentes. Y, es aquí dónde me permito hacer la cita más larga, pero más reflexiva dentro del tema musical en el libro de Eco:

“¿Será posible una operación cultural tal, a nivel de la música de consumo, que un nuevo compromiso como el manifestado por una canción “distinta”, se realice teniendo en cuenta las exigencias profundas que de modo propio expresa incluso la más banal canción de evasión?

¿O una canción “distinta” será tal en la medida en que rehuya la popularidad y la circulación industrial, dado que en el contexto en que vivimos, la canción, para industrializarse, no puede hacer otra cosa que transitar por los caminos del mito mixtificatorioa, productor de exigencias ficticias?”

Umberto Eco, “Apocalípticos e Integrados”

Música que estimule las neuronas

En palabras comúnes: ¿De qué forma, la música de nuestra época debe convertirse nuevamente en música que entretenga y proponga al mismo tiempo?, ¿mediante una fusión de fórmula con forma y fondo?, o, ¿será que la única forma en que la música se renueve es NO siguiendo los caminos cotidianos del mainstream?

Yo voto por la primera forma, pero utilizando también los medios alternativos y no sólo los masivos para llegar al público, es decir, la música debe ser renovada combinando los mismos elementos pero de nuevas formas y con mensajes mucho más profundos. Un caso específico que puedo dar puede ser el caso de la banda “The Mars Volta”, que, cuenta con canciones “difíciles” de escuchar ,porque busca formas distintas de proponer un género ya existente: el rock. La banda hace rock, un género universalmente conocido y popular, agregándole nuevos elementos, muy característicos de su estilo personal que van desde la salsa hasta el jazz. Una mixtura de sonidos pero que sin embargo, tiene la misma estructura que cualquier otra canción de consumo: estribillo-coro-estribillo, creando canciones de hasta 30 minutos y combinándolas con canciones cortas, radiables y amigables.

Son pocas las bandas y artistas con propuestas nuevas que busquen hacer canciones que vayan más allá de la mera gastrononomía, de la mera mecánica de hacer música. El día de hoy, ni siquiera lo alternativo puede considerarse TAN alternativo, porque de alguna u otra forma encuentra en sus sonidos una fórmula bien preparada y hecha para un mercado específico.

Por eso hay que meterle galleta a la hora de buscar nueva música, el análisis va más allá de sólo escuchar por escuchar, hay que convertirnos en escuchas activos, analíticos y escuchar más allá de un single o de unas cuántas reseñas, porque la actitud pasiva no sólo se refleja no sólo en escuchar música, es una actitud que se lleva a otras actividades necesarias para el mejoramiento de las sociedades en las que vivimos.

Me atrevo a decir que con el uso de los medios alternativos en uso, podemos hacer de la música popular, algo más allá de la canción de consumo… seamos integrados y no apocalípticos… la industria musical está cambiando, pero, de nosotros depende de convertirla en una industria más orgánica, más diversa y de mejor calidad.

TMV! 🙂 ❤

Esto sólo es una mera reflexión, una mera fumada, inspirada en un ensayo sobre la cuestión de la música popular… que por muy banal que parezca, termina siendo una profunda radiografía sobre la situación social en la que cada sociedad vive. Los productos culturales son siempre reflejo de las sociedades que los produce y habla también, muy claramente, de las personas que los consumen. He aquí la importancia de buscar más profundo, no sólo en la música, sino en todos los aspectos cotidianos.

Este post, fue escrito por partes. Una mitad fue escrito hace ya algunos meses, la parte final fue escrita la noche de hoy… perdón, sí de repente tiene problemas de fondo.


Cae la Obscuridad…


tristeza-750035

Tal vez sea el clima, tal vez sean las tardes lluviosas y grises que acompañan mis horas de clases, tal vez sea “el chivo” haciendo de las suyas en mi personalidad depresiva, tal vez sea la vida y sus situaciones…o tal vez simplemente sea la pinche escuela con todas su carga de tareas estúpidas y sus horarios INHUMANOS lo que me ha traído tirada en mi cama, con ganas solamente de escuchar música que acompañe mi humor y que me ayuden a endulzar la vida, haciéndola más tolerable…

Son en días como estos donde doy gracias por el sentido del oído que me permite deleitarme y transportarme a un mundo donde te sientes como en casa. Hoy quise hacer una lista de algunas cuantas canciones que suelo escuchar cuando estoy de emo. Pensaba dividir la lista por subtemas, pero me di cuenta de que si lo hacía no acabaría nunca…así que solo decidí poner unas cuantas rolas, porque estoy segura de que en un futuro cercano este post tendrá continuación…así que empiezo con esta:

1)      “Rue Des Cascades/ La parade” de Yann Tiersen:

Esta es una versión en vivo de un genio musical a mi parecer. Yann Tiersen es francés, toca una cantidad impresionante de instrumentos y en cada una de sus canciones es capaz de transmitir pasión, nostalgia, felicidad, tristeza…en fin, una amplia gama de emociones sin necesidad de tener una voz que acompañe la música. Esta canción en particular es acompañada de una cantante con una voz dulce logrando hacer de la canción un placer culposo. Siempre de mis favoritas para acompañar los días nostálgicos.


2)      “Pale Blue Eyes” de The Velvet Underground:

Por su sonido lento, decadente, depresivo y minimalista sumado a una letra sencilla que logra siempre recordarme a alguien…


3)      “With Twilight As My Guide” de The Mars Volta:

Esta canción es probablemente de las mejores, sino es que la mejor del nuevo disco del dúo dinámico Rodriguez-Bixler y es por lo mismo mi canción favorita de todo el álbum. Porque mediante Cedric nos muestra que el saber utilizar tu voz es tan complicado como tocar cualquier otro instrumento. Las notas alcanzadas en esta canción por Cedric son una verdadera maravilla…junto con una atmósfera fúnebre y obscura sumada con una letra con la que me puede identificar y entender totalmente (cosas rara en TMV) es la canción perfecta para pensar en darte un tiro en la cabeza…


4)      “The Kill”, de los Dresden Dolls:

Su intro de piano…la voz de amanda, capaz de transmitir el dolor y frustración que rodea la mente humana…aun no sé que hay en esta canción que me pone de un humor sombrío cada vez que tengo la oportunidad de escucharla. La parte final de la canción con su letra que describe muy bien la soledad puede ser una de las razones.


5)      “Song To Say Goodbye” de Placebo:

Con solo leer el título de la rola tienes para darte una idea de que se tratará la letra. Dedicada para tantas personas en mi vida…que ya es canción de cajón en mi lista de canciones depresivas jaja


6)      “Wish You Were Here” de Pink Floyd:

Putzz qué decir de este clásico de los Floyd…definitvamente esta canción siempre estará incluida entre mi lista de favoritas de cualquier clasificación. El sonido de la guitarra al principio de la canción está constantemente rondando mi mente y la letra dedicada siempre a alguien en mi vida, tiene un inmenso significado en mi miserable existencia


7)      “Dead Boy´s Poem” de Nightwish (obviamente)

Probablemente una de las mejores canciones de Nightwish (y esto en palabras del propio Tuomas Holopainen en el dvd “End Of Innocence”)…desde la primera vez que la escuché me cautivo. Tarja con su hermosa voz, capaz de transmitir todo el dramatismo y deseos más profundos cuando tu cuerpo ha dejado esta vida. Por la hermosa música, que comienza como un susurro y crece hasta convertirse en un derroche de energía mientras clama una verdad tan real


8)      “The Price Of Beauty” de My Dying Bride:

Maestros del Doom, subgenera del metal caracterizado por un sonido pesado y sombrío…con esto de entrada ya puedes esperar una canción triste. La voz de Aaron con sus sonidos guturales, sumados a los riffs malévolos y los batacazos lentos pero machacantes logran sumergirte en una esfera tan obscura como la depresión que te cargas…la letra es una belleza


9)      “Mad World” de Gary Rules:

Una de las canciones más bellas y tristes que he escuchado en mi vida. El sonido del piano acompaña dolorosamente y nostálgicamente una hermosa letra que te transporta a un mundo gris. Hermosa en verdad


De esta forma doy por concluida la primera parte de este post…no sé cuando continuará pero sé que lo hará porque hacen falta muchas más rolas y los días grises parecieran no irse pronto…