Blog de música rock y metal

Entradas etiquetadas como “Opeth

Reseña: Yakuza y “Of seismic consequence”, titanes musicales.


Hola, soy hefzi y soy procrastinadora sin remedio. Tengo un blog que abandono y post acumulados en mi cabeza.Dentro de esos post dejados “para luego” y “al rato”, llega esta reseña, que viene guardada en mis dedos desde hace más de un año y que al fin verá la luz, así que vamos a hacer una introducción a la manera del eyaculador precoz.

Yakuza, banda estadounidense, arrojada al limbo de las bandas “avant-garde” o cómo yo las denomino: bandas “que quien sabe que madres tocan, entonces las metemos todas en una misma categoría cool para hacerlas más interesantes”. La característica principal de la banda, es el uso de elementos jazz, proporcionados por el saxofón y el clarinete, sin albur, del también vocalista, Bruce Lamont.

La banda cuenta ya con buen historial de discos:

  • Among to Nothing (2001)
  • Way of the dead (2002)
  • Samsara (2006)
  • Transmutations (2007)
  • Of Seismic Consequence (2010) , el álbum del que haré la reseña
  • Beyul ( de este año)

He tenido la fortuna de haber escuchado el Samsara y el Transmutations, pero ha sido su disco del 2010, “Of Seismic Consequence” el que ha logrado cautivarme.

Esta reseña, es probablemente una de las pocas reseñas que leerán, donde se les de una calificación positiva. Muchos de los fans y la crítica especializada no se encontraron muy conformes con lo que la banda de Chicago propuso en él.

Hace falta decir que Yakuza no es una banda fácil de escuchar, es muy probable que ninguno de sus discos te atrape a la primera, pudiendo incluso describirlos como aburridos. La realidad es que esta banda, no hace música para los escuchas, hacen música para ellos mismos, para representarse en ella y tal vez volcar todas sus experiencias y pensamientos sobre la vida. El sonido de la banda es denso, pesado, incluso cansado si no estás en el humor correcto para escucharlo. Yakuza es una banda que te reta a prestar atención a los detalles, a las estructuras de las canciones, a los sonidos que te envuelven, a las letras de las canciones. (más…)


Reseña: Storm Corrosion, la complejidad de dos genios musicales.


Tiempo me faltaba, pero las ganas siempre estuvieron ahí (sin albur). La verdad es que, los súpergrupos se han hecho cada vez más usuales, y muchas veces, estos súpergrupos ponen las expectativas por los cielos, y cuando por fin podemos escuchar el resultado, no siempre nos parece que el trabajo haya estado a la altura de lo que esperábamos obtener.

 Sin embargo, cuando nombres como Steven Wilson y Mikael Akërfeldt se mencionan en una sola frase, es casi imposible no parar el oído y sacarse la cerilla para poder escuchar con cuidado lo que se va a decir de ellos.

Estos dos grandes del progresivo de nuestra época, vienen trabajando juntos desde hace ya unos años. Tal vez no habían trabajado en un álbum como tal, pero Wilson había unido fuerzas para producir y grabar algunos de los proyectos de Akërfeldt… y bueno, al final, después de varios años de espera, por fin el tan esperado trabajo del inglés y el sueco llegó, y llegó con el nombre de “Storm Corrosion”.

 Sin embargo, para poder entender, o al menos, para saber qué esperar de Storm Corrosion era necesario haber tenido un acercamiento a los trabajos previos y más recientes de ambos artistas:

 

HERITAGE

Da click en la imagen para escuchar “Heritage” en Grooveshark

Portada “Heritage”

 

El más reciente álbum de Mikael y los dioses suecos de Opeth. Un disco que ha dividido opiniones entre la comunidad metalera y por supuesto, entre los fans de la banda. Su peculiar giro en el estilo y el sonido de la banda no parece haber dejado del todo contentos a muchos fans, quienes esperaban encontrar en “Heritage” una continuación de la fabulosa fórmula del estilo de los suecos: metal progresivo, intercalado con gruñidos y sonidos guturales, cortesía de la voz de Akërfeldt.

A otros más, el giro acústico, que remonta a los gustos de Mikael por el rock progresivo clásico y los sonidos setenteros , les pareció un excelente paso para continuar con la carrera de una las bandas más completas (en mi opinión) de los últimos años.

 

A mi en lo personal, el disco me ha paracido una épica demostración de la creatividad y el increíble talento que Mikael, y por supuesto, los integrantes de la banda, tienen. Me encantó todo de este álbum, desde la forma en que abre, hasta la última canción. Un disco que no tiene desperdicio por ningún lado y que a pesar de mostrar un lado diferente de los suecos, sigue manteniendo la complejidad de sus composiciones en la guitarra, batería, bajo y teclados. Incluso conseguí la versión especial del álbum, que además de traer canciones bonus, también incluía un interesante documental de cómo se realizó la placa y de las impresiones de cada uno de los integrantes de Opeth sobre su nuevo trabajo.

Yo soy de esas que disfruta cada disco de Opeth. Cada disco es distinto y tienen sus puntos altos, pero Heritage tiene un lugar especial en mis oídos por ser un disco en el que arriesgaron muchas cosas, para sorprender y darle a entender a muchos que Opeth hace música, en toda la extensión de la palabra. No se encasillan en ser una banda de metal, sus influencias son muchas y sus gustos muy variados, por lo que mostrar su capacidad para salirse de la fórmula e ir más allá de lo que se esperaba de ellos, es algo que se debe de apreciar.

 

GRACE FOR DROWNING

Haz click en la imagen para escuchar “Grace for drowning” en Grooveshark

 

Por su parte, el genio detrás de Porcupine Tree había sido casi canonizado por su segundo disco en solitario: “Grace for drowning”.

80 minutos de música delicada, atmosférica y compleja. Un monstruo que dejaba más que claro porque Wilson es considerado uno de los grandes genios dentro de la música rock contemporánea.

El disco fue dividido en 2, 40 minutos de música reflexiva, difícil de digerir de una sola escuchada, y que utilizaba ritmos acústicos, pasajes hermosos de piano, momentos de jazz y atmósferas oscuras por momentos. Steven hizo probablemente uno de los discos más experimentales y complejos del año pasado y no se podía esperar mucho menos de un personaje como lo es éste músico.

 

Y… ¿QUÉ ONDA CON STORM CORROSION?

 Una vez que escuchabas ambos discos y después de seguir algunas de las entrevistas que ambos artistas habían dado a medios especializados, se podía ver, más o menos, el giro que seguiría el trabajo de ambos, además de que Mikael, literalmente dijo que dentro del sonido que estaban creando juntos había una gran influencia de sus proyectores anteriores y que era casi imposible no pensar que así fuera.

 En algún blog leí que, lo “malo” de Storm Corrosion había sido el elemento de la falta de sorpresa. A esto, sólo puedo decir que, a pesar de que ya habíamos tenido previews de cómo sonaría el dúo, no se le puede quitar el crédito al majestuoso trabajo que estos dos hombres realizaron.

 No es noticia nueva que tanto el músico inglés como el sueco son grandes amigos con algo en común: el amor por la colección de vinilos de todos los géneros, pero sobretodo, la obsesión que tienen con el rock progresivo. Storm Corrosion es el reflejo del amor de estos dos músicos por este género y se puede percibir en cada detalle: desde la portada del álbum, que nos lleva a recordar el arte de las portadas de muchas bandas sesenteras y setenteras.

 

El primer álbum de este dueto está plagado de elementos atmosféricos, difíciles de digerir y que te obligan a sentarte a disfrutar cada una de las canciones sólo así, por el mero hecho de sentarse a escuchar un disco, como en aquéllos tiempos en donde tu vida era más simple y tenías el tiempo para hacerlo.

  •  El disco abre con el que es también el primer sencillo: “Drag Ropes”, una canción que se extiende por 9:52 minutos y que comienza con una atmósfera tétrica, oscura y misteriosa, en donde la voz de Mikael es el encargado de introducirnos a unos teclados y sintetizadores que van creciendo para aumentar la tensión de nuestras escenas mentales. Una canción que aprovecha la fuerza de las atmósferas tan bellamente logradas por los teclados. Paisajes oníricos que navegan en esa pequeña línea entre un sueño que comienza a ponerse demasiado extraño y la puerta de entrada a nuestra peor pesadilla. Casi al final de la canción, los coros que combinan las voces de ambos músicos se mezclan para terminar de inflar la canción a un nivel de tensión total, gracias al trabajo de batería y percusiones. Increíble canción, que además está acompañada de un vídeo igual de increíble y misterioso, muy al estilo de Tim Burton en sus inicios.
  •  La segunda canción del disco es la que la da título al trabajo: “Storm Corrosion” nos da la bienvenida con una guitarra acústica que suena delicada, mágica y poderosa, en lo que parece ser una “simple” melodía. La voz de Wilson es la que va a llevar el protagonismo durante los 10 minutos de canción. Una canción en donde parece que no pasa nada, pero pasa todo, llevándonos por pasajes de meditación, nostalgia y que envuelven nuestra alma de una calma que desearíamos fuera eterna. Poco a poco, los punteos de guitarra llegan a engrandecer aún más esta hermosa obra, que parecen tener toda la complejidad de los dedos de Akërfeldt. Hacía el último cuarto de la canción, la músca es adornada con sonidos tenebrosos y sombríos, que crean una atmósfera pesada y capaz de provocar tensión, para luego regresar a la calma a través de los arpegios de la guitarra y terminar la canción de una manera similar a la que comenzó. 

    Imagen del video de Drag Ropes

  •  “Hag” es la tercera canción del disco, y llega con el sonido de la guitarra, notas de un teclado delicado y la voz de Wilson que suena lejana, etérea, como la voz de alguien que nos llama mientras nosotros dormimos. La canción va creciendo con la atmósfera de los teclados y sus sonidos espectrales. Los cambios de ritmo y tonalidades llegan de la mano del piano de Wilson, y van creciendo hasta convertirse en un paisaje sonoro desconocido, en donde nos llevan a través de la oscuridad, sin saber que hay a nuestro alrededor hasta llegar a un punto culminante en donde la batería comienza a sonar fuerte, arrebatadora y que al fusionarse con el teclado, las escenas se hacen aterradoras. Los cambios de texturas musicales están en cada zona de la canción, tal y como nos tienen acostumbrados ambos músicos en sus respectivas bandas.

 

  • La cuarta canción del álbum es “Happy”, una canción que por momentos recuerda al incio de una canción del disco Heritage, por el sonido de la guitarra acústica, muy al estilo de Mikael, pero acompañado por la voz de Wilson, que en combinación con la de Akërfeldt le dan una increíble fuerza a las sensaciones transmitidas. Los teclados, la guitarra y un sonido que parece ser de un bajo, marcan el paso a un pequeño silencio y la llegada de un nuevo cambio en la atmósfera de la canción. Una canción inmensa, que es aderezada con sonidos angustiosos de una distorsión que nunca logramos entender de donde proviene para luego cerrar en un silencio incómodo que nos deja con la sensación de un corte abrupto.

 

  • “Lock Howl”, comienza con un gran ritmo en donde podemos escuchar que en verdad la influencia de Heritage llegó y caló muy profundamente en la creación de esta quinta canción. Canción que se desenvuelve con la genial complejidad del sonido acústico de las guitarras de Akërfeldt y que va creciendo, agregando más y más elementos, hasta convertirla en una canción llenas de tantas capas como una cebolla. Una canción totalmente instrumental y que después de un momentáneo detenimiento crece gigantesca apoyada por el sonido de los teclados y sintetizadores setenteros.

 

  •  La sexta y última canción del disco, lleva por título “Ljudet Innan”, abre con la voz de Mikael, traída por oleadas de viento onírico y acentúada con cada una de las notas de los teclados. Una canción en donde la tensión proyectada en las otras 5 canciones del disco, desaparece un poco, dando un respiro a tanta atmósfera siniestra rondando en nuestros oídos y da paso a una sensación de un sueño placentero. Una canción para relajarse y terminar de disfrutar lo que estos músicos nos retaron a escuchar durante los minutos pasados.

 Hay que concluir diciendo que, Storm Corrosion no hizo un disco para nadie, más que para ellos mismos, llevándonos por paisajes retadores. No es un disco para cualquiera, sobretodo en estos tiempos donde la mayor parte de la música se hace para comerse y digerirse de un solo bocado. Estamos ante un disco que nos reta a escucharlo detenidamente, a analizarlo y a darnos cuenta de que con cada escucha se va haciendo más y más complejo. Es también un disco para disfrutar individualmente. No me parece que la experiencia se haya hecho para ser compartida, sino todo lo contrario, debe ser una escucha muy privada en donde no puedes terminar perdiéndote en lo superficial de su sonido y pensar que es un disco largo y aburrido. 

 De una forma u otra, al escuchar a Storm Corrosion me siento como aquéllos vírgenes incautos, que escucharon por primera vez obras maestras del rock progresivo sin lograr entender del todo que es lo que se les estaba ofreciendo a degustar.

No sé cual es mi veredicto sobre quién está más presente en las canciones: por momentos me parece que el disco es más similar a “Grace for drowning” y por otros, me parece que el coqueteo descarado con Heritage es demasiado obvio. Aunque, tal vez, Storm Corrosion es sólo el perfecto equilibrio entre el genio de Wilson y la poderosa mente creativa de Akërfeldt.

Da click aquí para escuchar a “Storm Corrosion” en Grooveshark


Que Hay De Nuevo En Los Oídos…

Steven Wilson y Mikael Akerfeldt

Aprovechando que hoy tengo más tiempo para escribir, también me gustaría compartir algunas cosas que ando escuchando en estos días y las cuáles espero, pero no puedo prometer, que reseñaré y comentaré pronto.

  1. Storm Corrosion:
Steven Wilson y Mikael Akerfeldt

Dios dioses del progresivo.

Steven Wilson de “Porcupine Tree” y Mikael Akërfeldt haciendo mancuerna, y ya no sólo a nivel producción de Opeth. Probablemente, es uno de los trabajos que se esperaban con más ansías dentro del mundo de los amantes del rock-metal progresivo y en el que ando adentrándome estos días.

Por el momento, si no los has escuchado, valdría la pena que le eches una oída al primer “single” del disco, que además viene aderezado con un increíble vídeo. Mis respetos, mucho tiempo de pre, pro y post producción se debe haber llevado este vídeo.

  1. Sóley:

Sóley

Muy fuera de lo que normalmente escucho, pero… WOW. Mis respetos para esta mujer que me tiene enamorada de su sonido desde hace 3 semanas. Increíble disco. Les dejo el link en grooveshark para que tengan oportunidad de escucharla. (más…)



“¡Grítame Pero No Me Dejes!… Porque Algunas Secuelas No Son Tan Malas”


En vista de que he estado de muy buen humor estos días y que las cosas van saliendo re chido en mi patética vida (a excepción de la desgraciada carga de materias que cada semestre viene a desgraciarme el alma), me he sentido con muchas ganas de escribir. Mucha buena música y la resolución de varios problemas existenciales son mi más grande fuente de inspiración estos días, y debido a que el Metal es lo que más ha acompañado mis días últimamente se me ocurrió…mejor dicho, me dieron ganas de continuar con un post de hace ya un tiempo, el cual alguna vez dije que continuaría y que no había realizado…por flojera más que nada, ya no me da pena admitirlo.

Así que sin más preámbulo ni divagaciones, les traigo (¿o me traigo a mi misma?, ¿será que alguien me lea?), la continuación del post de “Grítame Pero No Me Dejes”…y debido a que estoy armada con una gigantesca y enorme creatividad titulé este post: “Grítame Pero No Me Dejes… Porque Algunas Secuelas No Son Tan Malas”. Si, ya pueden dejar de aplaudirme, me dejan sorda…

Esta lista fue hecha, claro está, en base a mi opinión personal, pero el objetivo de todo es tomar unos cuantos buenos exponentes del trabajo vocal dentro de este género. Ya muchas veces he hablado que el metal es despreciado muchas veces, por carecer de “armonía”, por no darnos una melodía linda, acaramelada y repetitiva como el resto de las canciones comerciales y se piensa por consecuencia que, los cantantes de metal no hacen más que gritar = #BIGFAIL my friend… el tener la capacidad de cantar tanto para una banda de power metal como para una banda de death requiere de un buen entrenamiento. Es sabido por todos que sí gritamos por mucho tiempo nuestras cuerdas vocales quedan reducidas a papilla para bebé durante horas y hasta días. Teniendo esto en cuenta, te invito a tratar de imitar alguna canción de alguna banda de metal…tomemos por ejemplo “Nemesis Divina”  de Satyricon…y esperemos que a los dos minutos de intentar cantarla no te comience a raspar la garganta.

El gritar como perro atropellado es todo un arte, hay que tener técnica y voz y esto es algo que no se tiene en cuenta cuando muchas personas IGNORANTES se sientan a hablar del por qué el metal no debería ser un género tan gustado.

Habiendo tenido mis siempre nada resumidas introducciones vayamos a lo que nos truje, comenzamos con los gritones que vale la pena poner a reventar tímpanos:

¡Que el chivo te proteja!

1) NERGAL:

Cuyo verdadero nombre es Adam Darski y quien es probablemente uno de los cantantes de metal que más fácil puedes reconocer. Sí alguna vez has escuchado alguna canción de Behemot podrías estar de acuerdo conmigo en que Nergal tiene un voz DEMOLEDORA. Behemoth es una banda con una impresionante calidad técnica, lírica y conceptual, pero en definitiva es la voz del señor Adam lo que le da el toque final a tanta buena demostración de metal.

Imagina por un momento que tu carro se queda parado justo en las vías del tren que está a segundos de pasar, te avientas fuera del carro para salvar tu vida, pero debido a la velocidad a la que el tren viajaba te toca oír de cerca el estruendoso y doloroso sonido de tu carro siendo destrozado por una máquina a toda velocidad, ya que imaginas ese sonido, fuerza tu poca imaginación al máximo y colócala en las cuerdas vocales de un polaco satánico y tendrás la definición exacta de la fuerza de las cuerditas vocales de Nergal. Voz profunda como el propio abismo que vive en él y gutural a más no poder. Creo que el Death Metal debe estar orgulloso de haber dado al mundo este engendro, quien además es una mentada de guitarrista y escritor de letras herejes de admirar.

Antes de terminar, sólo me gustaría decir que tal vez es tiempo de ir todos juntos como comunidad metalera a nuestra Iglesia Satánica más cercana a casa y dedicarle unos cuantos pecadillos a Nergal, quien se encuentra hospitalizado por una grave enfermedad y que lo obligará a pasar por un tratamiento difícil y a posponer la gira de Behemoth…Más info aquí!

1) STU BLOCK:

Vocal de una banda que todavía no tiene el reconocimiento que merece!

He escrito específicamente de la banda donde Stu es el actual vocalista hace ya varios meses (pusheame!), y la verdad es que no revisé sí ya lo había alabado lo suficiente como para no estar mencionado en esta lista. La verdad es que Stu Block es sencillamente IMPRESIONANTE. Cuenta con la capacidad de alternar voces guturales death metaleras  con voces más ásperas y agudas que tienen sus raíces en el Black Metal para luego ser capaz de echarse un gritito que alcance notas tan altas como las de cualquier buen vocalista de Power Metal que puedas nombrar. No creo que haya ningún estilo de Metal en donde la voz de Stu no pueda funcionar perfectamente. Se necesita mucho entrenamiento vocal para poder ser capaz de alternar tantos estilos de canto diferentes en una sola canción, y sí por algo se distingue “Into Eternity” es por su perfecta combinación de géneros metaleros y créanme…ser capaces de soportar las exigencias de una banda con tanta calidad musical es un trabajo que sólo una persona muy capaz puede realizar.

Este jovenzuelo sabe cantar y gritar tan guturalmente como lo puedas ordenar, así que por eso merece estar en mi lista personal de vocales gritones favoritos.

1) MIKAEL AKERFELDT:

¿Realmente tengo qué decir las razones por las cuales Mikael está incluido?…  es verdad, lo pasé muy cabronamente en mi primera recopilación de gritones favoritos, y afortunadamente para ese momento, un lector me lo recordó y me recomendó a otro más que está también incluido en la lista.

El caso es que sí no te gusta la voz de este sueco, guitarrista, compositor y vocal de una banda tan emblemática e importante como lo es “Opeth”, probablemente es porque eres un gran “A-HOLE” y tus oídos fueron taponeados por  kg de cerilla y una mente tan pequeña como mi estatura y mi nivel cultural.

Mikael tiene una de las voces guturales más profundas e impresionantes que he escuchado. Tiene la capacidad de utilizar su voz como un instrumento más,  instrumento que usa para envolverte en una atmósfera lúgubre, dramática, angustiosa y violenta y al mismo tiempo tiene la cualidad de contar con una voz limpia cuando se trata de cantar en el sentido más estricto de la definición. Una voz melodiosa, armoniosa, justa y adecuada para los pasajes necesarios dentro de la música única de Opeth. Su voz es tan fantástica que a menudo ha sido invitado por otras bandas y artistas a participar en sus proyectos, prestando siempre sus cuerdas vocales para desempeñar una función importante en alguna canción.

Mikael es una de esas personas qué maldices por haber sido dotado de una talento impresionante para la música, mientras tú, triste mortal sólo se te fue dada  una miserable computadora y conexión a internet, donde puedes de vez en cuando, escuchar la música de Opeth sintiéndote infinitamente mediocre y pequeño.

1) DEVIN TOWNSEND:

Devin "God" Townsend jaja

Al igual que Mikael Arkerfeldt, al hablar de este canadiense estamos hablando de un personaje con un talento asquerosamente genial. Devin Townsend me parece, a mí en lo particular, una de las figuras más importantes del Metal actual. No hay porque alabarlo con palabras domingueras de una pobre alma inferior como yo, sólo vayan al youtube y escuchen una canción de “Strapping…”. Un ser humano dotado con una visión artística impresionante, un verdadero personaje a respetar dentro de la entrega de música de calidad y digo música, porque a pesar de que usualmente Devin se ha dedicado en su mayoría a proyectos de metal, no se puede negar que en su música la presencia de distintos géneros y estilos es una característica de su trabajo, lo cual lo hace un personaje a observar, sea cual sea el género música que más te agrade.

Además de ser un alma creativa, Devin cuenta con una de las voces más ESPECTACULARES dentro del metal, tan espectacular que debo decir que tal vez esté hablando de mi vocalista preferido de entre todos los vocalistas que me encantan dentro de este género. Dotado con una voz que lo mismo te susurra al oído con vocecillas salidas de los sueños de un esquizofrénico, pasando por voces profundamente guturales provenientes del último infierno Dantesco, chillidos y voces rasposas hasta notas agudas y altas, altísimas. La voz de Devin es un monstruo de proporciones gigantescas que puede despertar de repente y con la misma volver a dormir.

La música de Devin, al igual que la de Opeth es increíblemente atmosférica y angustiante por momentos. Ideas geniales atraviesan a cada segundo las neuronas de este bipolar ser, y su voz y sus múltiples instrumentos son los encargados de darnos un poco de frescura en la música.

Devin Townsend es EL VOCAL que toda banda de metal debería tener a su mando. No hay más qué decir.

1) DEZ FAFARA:

Sé que incluir a Fafara después de Townsend y Akerfeldt probablemente es un pecado. La voz de Dez se puede decir que es un poco más limitada en muchos aspectos, pero sin duda, cuando escuchas a Dez es fácil reconocerlo. Cuenta con una voz que sabe usar versátilmente, la explota adecuadamente. Desde que formó Devildriver, su voz ha sido llevada más hacia los gritos guturales y rasposos, yo supongo debido al estilo que han querido lograr, un poco más agresivo y violento que el de su antigua banda.

Pero sí nos remontamos a los trabajos con Coal Chamber podemos ver que Fafara también puede lograr voces extraídas de pesadillas producidas por un viaje de hongos, sonidos extraños que te dan una buena idea de lo que Dez Fafara es capaz de realizar con su voz. Es verdad, su voz probablemente nunca alcance la potencia y las notas que un Townsend o una voz tan arrolladoramente cabrona como la de Nergal, pero en verdad sigue siendo un vocal que tiene mucho que ofrecer y plasmar en una canción, es capaz de darle diferentes matices a sus trabajos, y es capaz de cantar como emisario del mismo Lucifer si se le es requerido.

Y es precisamente por todo lo anterior (y porque a él también lo olvidé por completo en el post anterior) que Dez está incluido en esta pequeñísima lista.

Sin más que agregar, y esperando pronto poder comenzar a reunir en mente otro puñado de vocalistas destacables en su papel de gritones, las recomendaciones son siempre bienvenidas…regresaré eventualmente con una tercera lista y las que sean necesarias para darle justo crédito a un trabajo bastante difícil de desempeñar. Vuelvo pronto, ya tengo una idea para otro post…pero se me arruga meterme con tanta teoría…pronto lo subiré, a ver qué tal queda. Un saludo.


“Into Eternity, La Fusión Hace la Grandeza”


Por fin en el aburrido puerto de Campeche, Campeche y carajos! … jamás había estado tan feliz de haber regresado a mi pueblucho. Ya pasaron unos días desde el accidente que me dejo con un buen susto, moretones, una familia madreada y algunas reflexiones que hasta ahora no encuentran conclusión en mi mentecilla inmadura.

Pero en fin, basta de cosas serias y vayamos a cosas chingonas y agradables como lo es el Metal…tan bello él jajaja. Minutos antes de que mi familia y yo fuéramos chocados y dados en la madre iba escuchando a todo volumen un disco que aun no me acaba de convencer, creo que porque esperaba mucho, mucho más.

La banda de hoy se llama “Into Eternity”, banda oriunda de Regina, Canadá. Esta banda fue creada por el guitarrista, el cual recibe el nombre de Tim Roth, quien es actualmente el único miembro original. La alineación actual se compone por Stu Block, vocalista excepcional, Justin Bender quien se encuentra trabajando por primera vez en un álbum con la banda reforzando los riffs de Roth , el baterista Steve Bolognese quien también es desvirginado con la banda jajaja y el bajista Troy Bleich y acompañando también en algunos coros.

A pesar de haber hecho ya varias presentaciones con bandas del calibre de Lamb of God, Dream Theather, Opeth o Arch Enemy, esta banda canadiense no es tan reconocida como debería ser. La verdad es que ya no están tan piojitos, y ya tienen 5 discos  circulando tanto en las tiendas de discos como en nuestras páginas piratas favoritas, como megaupload, rapidshare o alguna de sus hermosas equivalentes y la neta si escuchas cualquiera de sus disquillos, estoy segura que pueden causar una impresión más que agradable.

Sólida Alineación

Yo los encontré por pura casualidad, encontré un video de alguna otra banda que estaba ligada a su rola “Severe Emotional Distress” y me interesaron y descubrí otras rolillas más. Hace ya unos meses baje el  segundo LP titulado “Dead or Dreaming” que me dejó con ganas de seguir escuchando aun más, porque soy muy fan de los cambios de ritmo y la fusión de estilos al menos en lo que se trata de Metal. Es por eso que amo a “Unexpect” y amé también a esta banda.

Los “expertos” , que ya se cansaron de etiquetarse el…,no han dejado de usar su tiempo de ocio y decidieron meter a “Into Eternity” en la categoría de “Progressive Death Metal”, lo cual se traduce en el lenguaje de simples mortales como yo más o menos así: un metal que utiliza voces guturales combinados con los constantes cambios de ritmos del género progresivo, que usualmente se caracteriza también por dar grandes desplayes de virtuosismo y gran manejo de técnica en la ejecución de los instrumentos.

Pero “Into Eternity” no es sólo puras voces guturales y solos a lo pendejo, combina todo con ritmos coquetos de Black Metal y un Power Metal sabrosón y que me parece le da una bocanada de aíre fresco a este género. Lo anterior escrito por su servilleta hacen de la música de esta banda canadiense un buen cóctel que no deja de ofrecer una buena fusión de géneros metaleros sin hacerlos maricones. Los canadienses traen una amalgama muy bien lograda de todos los géneros machínes del Metal combinado con solitos y riffs de guitarra que te dan ganas de hacer un buen air guitar. De repente, en algunas ocasiones, me parece que Tim Roth hace algo más que coquetear con el progresivo y le pone demasiado aderezo “Petruccista” a algunas rolas, pero bueno, eso es mi mera y pedorra opinión, hay le checan y me dicen si opinan lo mismo.

Portada de "Dead Or Dreaming"

En cuanto a la discografía escuchada, tengo que recomendar altamente el segundo trabajo de esta banda “Dead or Dreaming”, me parece un excelente ejemplo de lo que la banda es capaz de hacer y me parece que en este trabajo dieron una probadita más sólida de lo que se vendría más adelante. Este disco es redondo por donde lo quieran ver, empieza enérgico y termina igualmente, no hay momentos para detenerse y aburrirse. Los riffs son buenos y a mi parecer son de los más pegajosos y más fáciles de recordar sin dejar de ser veloces ni mediocres. El vocal para este disco era el ya frío (en cuanto a su participación claro!) Chris Krall. Para muchos podría parecer el mismo cantante actual, pero no!. Chris era bastante bueno también, pero en los discos donde ya se cuenta con la participación de Stu Block en las voces, el trabajo vocal es excepcional e impresionante. Sin embargo, Chris suena bastante chido en este trabajo.

Me parece que “Dead or Dreaming” es un trabajo de alta calidad, donde todos los instrumentos hacen una genial mezcla y logran introducirnos a la atmósfera y al trabajo de “Into Eternity” en una forma bastante agradable y más “amena” por decirlo así. Los coros son más pegajosos y fáciles de tararear y son canciones como “Distant Pale of Future”, “Elysium Dream”, “Unholy”, “Selling God” o “Cyber Messiah” las mejores opciones para poder disfrutar al máximo del coctel de géneros que la banda disfruta mezclar.

Mi segunda recomendación se viene con el que es considerado por muchos como el mejor trabajo de esta banda canadiense: “The Scattering of Ashes” vió la luz en el 2006 y fue el disco que los llevó a girar con las grandes bandas antes mencionadas.

El LP del 2006 cuenta ya con Stu Block haciendo las voces y se puede notar la gran diferencia entre este y el trabajo de Chris Krall. Como ya había mencionado antes, Chris es un buen vocalista, pero sólo hace falta escuchar una sola canción donde Stu preste su voz para entender que estamos presenciando la grandeza de un genial vocalista, capaz de utilizar voces limpias y notas altas que nos recuerdan muy bien al Heavy Metal de antaño o el Power Metal de la más alta calidad, pero Stu tiene la capacidad de hacer voces guturales, voces del chivo infernal sin dejar decepcionado a ningún Death o Black metalero. Así mismo, los riffs se hacen más veloces y virtuosos en este trabajo, dándonos a entender el gran crecimiento técnico de Roth. La batería suena más sólida y veloz, más a tono y con más energía. El tiempo no pasó en vano sobre estos músicos y les dio un regalo en cuanto a la técnica se refiere.

“The Scattering of Ashes” tiene momentos geniales como “Severe Emotional Destress”, “Paralyzed”, “Out” o mi preferida del disco “Timeless Winter” que es de verdad un madrazo de energía y la viva prueba de que ningún género metalero es mejor que otro, es mejor hacer una amalgama de ellos, pero hacerlas con maestría y no fusionar a lo pendejo como lo hacen otros. La banda logra alcanzar su cometido de hacer buen metal, sin importar el género, ya que lo básico está en el disco: riffs poderosos, veloces, solos orgásmicos y con hechos con mucha pasión, el tipo de vocales que más te guste, batacazos machacantes y atascados que te dan ganas de irte a pegarle mínimo a las ollas de tu abuela y un bajo rápido y claro…si! La mezcla está tan bien hecha que el bajo es distinguible hasta por oídos mediocres como el mío.

Justin y Tim riffeando cabrommm

Ahora bien, después de haber escuchado los dos trabajos mencionados, estaba esperando UN CHINGO de su obra conceptual titulada “The Incurable Tragedy”. Los discos conceptuales a mi parecer pueden tener sólo dos resultados: ser muy buenos o ser muy malos. La idea no era mala y parecía tener mucha pasión, furia y emociones encontradas, ya que el trabajo está inspirado en la muerte del padre de Tim Roth y los dos mejores amigos de este mismo. Los tres murieron trágicamente de Cáncer. Por lo tanto, la banda nos lleva a través de distintas etapas y emociones de vivir la pérdida de un ser querido en las garras de esta enfermedad.

La verdad, el disco no me dejó muy llena, ni tan feliz como esperaba estarlo. Como todo tiene sus puntos buenos y malos, así que comencemos con los aspectos positivos. La ejecución de los instrumentos está al 100000%, los riffs, el bajeo, la incursión de un nuevo baterista que a leguas se puede distinguir que cuenta con una maestría dándole poder a los dobles bombos. La batería es uno de mis aspectos favoritos de este trabajo. El anterior baterista fue progresando a medida que los discos se fueron grabando pero Bolognese tiene una habilidad fantástica en la batería. Los cambios de ritmo son aún más marcados y extremos en casi todas las canciones, en verdad que se lucieron combinando ritmos y géneros. Los riffs también se hicieron más extremos en la mayoría de las canciones, lo cual se me hace genial porque suenan más machínes que nunca. Supongo debe ser a la inclusión de un nuevo guitarro a la alineación que permite imprimirle aun más fuerza a la distorsión de la guitarra. Stu está fantástico en su trabajo, como siempre, nos hace ver que su capacidad como vocalista está más allá que el de la gran mayoría. Las recomendadas son canciones como “Tides of Blood”, “Spent Years of Regret”, “Diagnosis Terminal” y la netamente instrumental “Symptoms”

Portada de "The Incurable Tragedy"

Ahora bien, como ya dije, creo que el disco no es del todo positivo. Desde mi perspectiva tiene muchos puntos débiles o negativos por así decirlo. Me parece que canciones como “The Incurable Tragedy” con sus respectivas partes, son bastante ordinarias. No me parece que ofrezcan nada más que una disminución muy extrema de la adrenalina. Algunos me dirán que las dos primeras partes son hechas para hacer una transición entre las distintas canciones del disco, pero sin embargo, me parece que otras canciones como “Symptoms” podrían haber sostenido mejor el ritmo del disco. Puede ser porque las baladas metaleras o power metaleras no son del todo de mi agrado, pero en verdad creo que a esas canciones les hizo falta más trabajo y mayor personalidad. Existen también canciones como “Time Inmemorial”, “Indignation” o “One Funeral Hymn for The Three” donde siento que  se les pasó la mano con los riffs progresistas o el querer lucirse como virtuosos en sus instrumentos y hacen las canciones largas, cansadas y hasta tediosas. Hasta puedo decir que la mayoría de las canciones tienen solos que a mi parecer están pensados más con la cabeza que con el corazón, a diferencia de discos pasados.

Hace ya algunos años, leí en algún lugar que el Power Metal actual pecaba de virtuoso y presumido y no entendía como meterle mucho virtuosismo a una rola podría ser malo. Ahora entiendo que todo en exceso es malo, incluso el abuso de riffs y cambios de ritmos muy técnicos pueden ser muy malos por muy bien que sean ejecutados.

Stu mostrando el poder de sus cuerdas vocales

“The Incurable Tragedy” es un disco muy bien ejecutado, no tiene fallas técnicas, suena potente, tan potente que puede ser confundido con un disco hecho por una máquina poderosa. Pero hay que recordar que las máquinas no cuentan con pasión y me parece que ese es el tropiezo más grande de este trabajo. No dudo en que le hayan metido muchas ganas a todo el proceso, sobretodo sabiendo en que fue inspirado, pero hubo algo que le hizo falta para que el disco lograra ser tan bueno como su predecesor. Las letras ni siquiera son tan buenas, la verdad es que a pesar de tener un gran poderío de ejecución, “Into Eternity” no es una banda de grandes letras y las letras de “The Incurable Tragedy” necesitaban ser más profundas y me parecen algo vacías y superficiales. Es importante recalcar que esta es sólo una mera opinión de una simple fanática mediocre y que me gustaría saber que opinan.

Sin embargo, “Into Eternity” es una opción muy recomendada por una servilleta, tienen discos que se disfrutan como cocina de alta calidad, como un buen vino añejado, y nos viene a mostrar que en cuando a Metal, Canadá está presentándonos unas opciones excelentes, con propuestas y sonidos refrescantes, cosa que Estados Unidos no ha hecho últimamente, me parece que empiezan a producir en masa hasta sus bandas de metal.

Aquí les dejó un link que encontré que te conecta a toda su discografia, bajenla antes de que la cancelen! 😀

LINK “INTO ETERNITY” DISCOGRAFÍA”