Blog de música rock y metal

“Dystopia: Iced Earth, Stu Block y Su Regreso Triunfante”


Platicando ayer por la noche, alguien me dijo algo que profeso pero nunca había sintetizado en una sola frase: “Los respeto, los admiro, pero no me gustan”… y es precisamente la frase que sintetizaba mi relación con los veteranos estadounidenses “Iced Earth”. Al menos desde hace mucho.

 

Lamentablemente, lo primero que conocí de la banda, fueron los últimos tres últimos discos, lo cuál no fue un encuentro afortunado. Después de esto, no me di el tiempo de escuchar con cuidado trabajos más importantes y poderosos, hasta hace poco, cuándo supe que Stu Block había sido llamado para ocupar el lugar de Matt Barlow.

 

Nadie, les guste o no el estilo de Iced Earth, puede atreverse a decir que Matt Barlow no es buen vocalista. Sí el infierno, el tormento de la eternidad no existiera, sería creado solo con la finalidad de castigar a las almas que llegaran a afirmar tal cosa.

Barlow era, junto con Jon Schaffer la columna vertebral de esta banda estadounidense. Uno con la composición, los poderosos riffs y el otro transmitiendo el mensaje con la mejor herramienta: su voz.

 

Matt Barlow: Saltó del barco... otra vez.

Aún así, desde que supe la noticia de que Stu sería el vocalo, enseguida comencé a prestar atención. Stu Block es de mis vocalos favoritos del metal actual, y parte importante de una banda que no ha despegado tanto como yo quisiera: “Into Eternity” (Léase reseña pedorra aquí).

 

Para Iced Earth habían quedado atrás los tiempos de “Something Wicked This Way Comes”, “Horror Show” o “The Dark Saga”… la prueba estaba en esos discos flojos y aburridos que nos habían ofrecido en los últimos años, la magia se había escapado, e incluso yo, siendo no tan fan de la banda, no entendía por qué los señores de Florida se empeñaban en seguir lanzando discos.

 

Sí algo he aprendido en mi vida, y debo agradecer a “El Rey León” por tan buena enseñanza, es que todo es parte del ciclo de la vida… hasta la creatividad y fuerza de algunos artistas. Para mí, “Iced Earth”, había nacido, crecido y llegado el momento en que el ocaso se los llevaría. Teniendo esto en cuenta, comencé a escuchar (con cero expectativas) el nuevo disco: “Dystopia”.

 

Me agrada encontrarme de vez en cuando, con bandas que nos hacen ahogarnos con nuestras palabras y opiniones. Esta vez, Iced Earth se encargó de que me mordiera la lengua a trabajo de riffs poderosos, canciones con corazón y unas ganas renovadas de seguir haciendo buen metal.

 

“Dystopia” es de esos discos, dónde siento que ninguna canción es desperdiciada. Todas son buenas, coherentes y van una detrás de otra, dándole vitalidad y fuerza al trabajo.

 

La canción que abre el disco, es precisamente la que le da título al trabajo: “Dystopia”. Entra con una batería resonante, que marca el paso y nos anuncia un comienzo épico. La guitarra comienza a colarse por encima de los batacazos, haciendo crecer la introducción, y la emoción comienza a elevarse.

Stu Block: Nuevo vocalista... y al frente de la banda.

Tras una pequeña pausa que lleva al éxtasis la adrenalina, Stu da paso a un cambio de ritmo veloz.

La batería va volando, machacando los oídos, regalados por esos dobles bombos que tanto disfrutamos en el mundo metalero.

 

La voz de Block comienza darnos la pauta de lo que encontraremos a lo largo del disco: una mezcla de distintos tipos de canto. Los estribillos van combinándose entre sonidos chillones y notas altas, con tonos y notas más “gruesas”.

Stu se luce en el punto clave del coro, mostrando su facilidad para sostener notas por largo tiempo.

 

Una canción que suena maciza, y que nos regale TODO lo que Iced Earth alguna vez fue: riffs pegajosos, bataca rápida, voz e interpretación increíble, cambios de tiempo a diestra y siniestra… y muchas, muchas ganas de headbanguear.

 

“Anthem” abre con el sonido de los acordes de la guitarra. Las 6 cuerdas nos introducen a una canción que poco a poco va siendo acompañada de los platillos de la batería y el sonido del bajo, para luego dar paso a un arrebato de fuerza. Una canción a medio tiempo, que a pesar de no ser rápida, está llena de alma y vida propia, en especial porque Block sabe ponerle la vena y emoción necesaria a la letra de la canción.

Una canción acompañada de riffs graves al igual que la voz del reemplazo de Matt.

Las voces a tonos “medio graves” son las que mejores quedan con las canciones de Iced Earth, sin lugar a dudas, y el joven vocalista sabe explotar estos tonos a lo largo y ancho de todo el disco.

A mitad de canción, Jon nos regala un bonito solo de guitarra, nada nuevo, suena clásico pero perfecto para engrandecer aún más la canción que se me antoja una rolita agresivamente épica.

 

Rápidamente, como tercer corte nos llega un madrazo de energía…. los riffs se disparan y cabalgan a gran velocidad. El ritmo lo marca la batería que se luce con velocidad, sin detenerse a dar descanso.

Nuevamente Stu Block combina los tonos más graves, con gritos agudos, notas altas que crecen al llegar la parte del coro, dónde el vocal grita: “Bowling Point!”… Imposible no pensar en una rola influenciada por el power metal, no sólo por la velocidad y energía, sino por la forma de cantar de Stu Block.

 

“Anguish Of Youth” nos vuelve a dar una paso a una canción de medio tiempo. En esta cuarto tema, el vocalista nos da la bienvenida con un canto limpio y emotivo. Vemos venir una balada, pero sin desperdicio.

Hoy comentaba el twitter, que tengo un problema con las “baladas” o canciones a medio tiempo dentro de los discos de metal, por una simple razón: La mayor parte de este tipo de canciones (con sus claras y buenas excepciones), no están bien construidas,son aburridas, sin ton ni son, y son para rellenar un disco. No soy muy fan de “darle un descanso” al escucha. Sí el artista tienen ganas de que todo el disco sea un madrazo musical de energía… que así sea. Muchas veces pasa que la disquera TE OBLIGA a meter alguna canción de relleno, o para single, y usualmente las escogidas son las “baladas”.

Pero en al caso de “Anguish Of Youth”, una canción llena de corazón, que por momentos (al igual que “Anthem”) recuerda a la famosísima “Melancoly” del tan famoso disco.

 

Poco después, llega “V”, la influencia de “V de Venganza” llena a todas luces esta canción. Los riffs abren apoyándose nuevamente en su batería. La energía vuelve a subir y las voces de Stu vuelven a sonar agresivas.

El trabajo de las guitarras, es uno de los puntos más fuertes dentro de esta canción. Los riffs suenan bien chingones (perdone usted el vocabulario). Los coros grandes, épicos: “Prepare for victory, our minds have been awakened…”

Gran rola, probablemente de las mejores dentro del disco.

 

“Dark City”, nos llena de expectativa con ese intro: ¿irá a ser una canción a medio tiempo o será una explosión de energía?.

MIS RESPETOS en esta rola para el increíble de trabajo de Stu Block. El señor dio la talla, y aunque el vocalista tan querido se hará extrañar por todos los fans, no creo que haya alguno que se atreva a decir que este canadiense no te llenó de emoción con la fusión de tonos y distintos estilos de canto a lo largo de toda esta canción.

La canción está construida con buenos riffs, buen trabajo de batería, melódica y llena de energía como pocas dentro del disco. Recuerda a un Iced Earth de antaño, el Iced Earth que nunca debió haber dejado de ser.

 

Después del despliegue de buena música que fue “Dark City”, llega “Equilibrium”, nuevamente con grandes melodías.

Los riffs del estribillo nos anuncian que el señor Schaffer está de regreso, recuperado, y con ganas de seguir dando buenos madrazos con sus cuerdas eléctricas.

Esta canción tiene uno de los mejores solos de guitarra dentro del disco. Metal de antaño en todos los niveles, pero que suena poderoso y que jamás, JAMÁS nos decepciona. 

Jon Schaffer... Imponente!

Además, sí eres fan de los gritos powermetaleros, Stu te regala unas buenas notas altas, de esas en las que se tienen que apretar TODO para poder alcanzarlas.

 

La siguiente canción: “Days Of Rage” llega fuerte, agresiva. Canción para headbanguear con ganas. Rápida y ferozmente avanza a toda velocidad. Sí eres fan de antaño del heavy metal, e incluso hasta de los principios thrasheros, seguro te verás reflejado en esa canción.

 

“End Of Innocence”, es una canción aún más lenta que las que nos habían presentado al principio. Una BALADA en toda la extensión de la palabra, pero para nada cansada: tiene su tonito pegajoso, no es cursi y cuenta con un coro llegador que te hace abrazarla dentro del disco. Tiene su pequeño solo, que llega justo en el momento en que la balda se torna más fuerte y llena de energía.

 

Finalmente, el disco se cierra con la canción más larga dentro de todo el trabajo: “Tragedy & Triumph”: La batería, el punteo de las guitarras, todo se llena de una gran ÉPICA. Una GRAN canción, que va creciendo, que emociona, que está llena de esas melodías que tanto amamos del heavy metal. Cuándo una canción está hecha con el corazón y el alma de una artista, se nota… y esta última rola del disco fue hecha de esta manera.

"Dystopia" Vídeo.

Los cambios de ritmos nos llevan por toda la canción, los distintos coqueteos con varios subgéneros del metal, los arreglos en las voces, el poder de interpretación del vocalista, los riffs tarareables, la bataca encabronada… todo, todo en esta canción está perfectamente hecho y bien pensado.

 

En cuánto a contenido lírico, “Iced Earth” y su ya único miembro original y pilar, optan por tomar esas ideas de distopias: sociedades que existen bajo el yugo de una gobierno que las aplasta, las censura y las persigue. Sociedades que, desde mi punto de vista, han dejado de ser temas de “ciencia ficción” y se encuentran cada vez más cercanas a la realidad.

Además, creo que ningún metalero puede decir que no nos gustan los temas de conspiración y ciencia ficción, lo que le da un plus a un disco BIEN construido.

 

Lo dije al principio: Stu Block es uno de mis vocalos favoritos de metal en este momento. El tipo es capaz de cantar en registros tan distintos, y darle en la madre a muchos que a duras penas pueden lograr un solo registro. El señor tiene una voz privilegiada, y además de eso, el tipo tiene feeling de interpretación, lo que le otorga a las canciones en las que participa, emociones y conexiones profundas con el que las escucha.

Jon Schaffer se lució en la composición y en los riffs, Brent Smedley supo darnos los ritmos y la agresividad correcta en la batería, y el bajista hizo un delicioso trabajo.

Los señores de Iced Earth regresaron triunfantes, y justo en el momento en que ya nadie esperaba mucho de ellos. Se levantaron como los grandes que son, e incluso trajeron consigo una máquina del tiempo construida a base de buena música.

Los fans dicen que probablemente es su mejor disco desde el “Horror Show”. Incluso hay algunos que opinan que es su mejor disco desde el “Something Wicked…”

 

A mí me han dado una gran lección: nunca hay que dar a alguien por muerto, al menos no en el plano musical.

 

watch?v=zuwW9IVwZ0U]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s