Blog de música rock y metal

“Ceremonials: Florence + The Machine, Rompiendo Con La Maldición Del Segundo Disco”


Por más que me asaltan las ganas, nunca me hago tiempo para hacer una reseña. Los discos buenos en los oídos nunca faltan, lo que falta es el tiempo para escribir qué tan buenos son. Así que aquí estoy, en una tarde lluviosa, en casa, y con tiempo. Una tarde FoverAlonesca que tanto me agradan y que es perfecta para reseñar un disco que estuve esperando con ansias.

 Nuevamente es tiempo de volver a mencinar a “Florence + The Machine” en este blog. Acaban de sacar nuevo disco, que lleva por título “Ceremonials”.

Con todo lo positivo llega una parte negativa también. Con una opera prima que resulta ser un éxito, automáticamente te echas encima la maldición del segundo disco. Una maldición avalada por la iglesia de Anton Lavey y mencionada en los escritos de Crowley… usted perdone, me confundí de blog, pero sí.

El tener que “superar” de una u otra forma el primer disco, es siempre una prueba muy difícil y que muy pocos han podido superar y contarle a sus fans: “yo superé la maldición del segundo disco”.

 Para Florencia y su máquina musical, la situación no pintaba diferente. Ni sus sonidos divinos de arpas celestiales, ni la pandereta, ni la explosiva voz de su vocal podían asegurar un triunfo seguro en esta segunda historia de su discografía. Las expectativas eran demasiado altas, pero los ingleses se tomaron su tiempo.

 Por ahí, cayó “Heavy in Your Arms”, grabada e incluída para el sountrack de “Eclipse” (no mencionaré nada acerca de la horrible saga, pero sí de los buenos sountracks que cada película han contenido… en algún momento de la vida).

La canción me pareció desde el principio, algo diferente al sonido que presentaron en “Lungs”. Desde la estética del vídeo, pasando por la letra y el sonido aplastante, “Heavy In Your Arms”, era una pista de hacía dónde se moverían musicalmente.

 Por fin, el 31 de octubre, y habiendo lanzado antes el primer single del disco (“Shake It Ou”), la segunda placa de Florence + The Machine veía la luz. Lanzado en el mero, mero día de Halloween.

Junto con las ánimas de este día, y las efemérides de la Biblia Satánica (porque a diferencia de “la maldición del segundo disco”, el 31 de octubre sí fue incluída por Lavey), “Ceremonials” nos regalaba algo que muchos no esperaban tener (incluyéndome): una evolución, un nuevo sonido para Florencia.

 “Ceremonials” tiene todo lo que “Lungs” tenía: sonidos de panderetas en las canciones, aderezadas con cueras de arpa, bien mezcladas con los sonidos típicos de otros instrumentos, letras divertidas y la enigmática voz de Florence Welch… pero todo en un sonido más maduro.

 Dándole vueltas a las neuronas, pensando en cómo describir el sonido de “Ceremonials”, sólo se me vinieron a la mente dos: obscuro y maduro.

A diferencia del disco pasado, las canciones en este nuevo disco, están envueltas de un atmósfera fantasmagórica y coros cantados en antiguas iglesias abondonadas

Abriendo el disco, nos encontramos con una canción que fue una perfecta elección para introducirnos al nuevo disco: “Only If For A Night”, nos da la bienvenida con el sonido del arpa, para luego lanzarnos a la vibra electrónica- orquestal- barroca que llevará todo el disco. Una canción en dónde la voz de Florence nos presenta un trabajo nuevo a la hora de la mezcla y edición, de manera que la voz trae consigo una especie de eco que sobresale durante toda la canción. Además de esto, los coros comienzan a aparecer como voces del más allá, que acompañan a la banda en este nuevo sonido.

La canción nos habla acerca de una aparición que habla con Florence. Ella misma dice haber pensado en su abuela muerta y su aparición fantasmagórica al realizar esta canción.

Rápidamente, el single aparece en los oídos: “Shake It Out”, nos sigue llevando de la mano con el sonido de un organo, las pandaretas vuelven a hacer acto de presencia, marcando el paso. La canción va creciendo hasta llegar a un épico coro: “Shake It Out”. Una hermosa canción, que fue un gran acierto al ser escogida como primer single. Nos muestra un nuevo sonido, una canción que avanza pesada y obscura, y que sin embargo, te llena de un sentimiento de esperanza y luz.

Una esperanza de que las cosas malas siempre pueden quedarse atrás. Sacudir los malos recuerdos y las malas experiencias son parte de la vida, y este es el tema de ésta canción tan llena de poder ecléctico y épico.

“What The Water Gave Me”: Un título que nació inspirado en una pintura de Frida Kahlo, y la imagen de Virginia Woolf en el momento en que decidió que el agua llevara su vida río abajo. Una canción engimática, el arpa está ahí, los coros crecen, junto con el sonido de la batería que hace una afortunada aparición en este segundo disco, ganando un poco más de protagonismo. Incluso los rasgueos de la guitarra suenan un poco más protagónicos en este segundo trabajo, pero sin llegar a opacar ningún otro instrumento de la receta mágica de “Ceremonials”.

Como todas las grandes canciones, el tercer corte del disco comienza como un susurro y termina como un gran grito lleno de energía. Una canción que crece mediante pasan los segundos, hasta convertirse en una obra de música épica, que nos despide con el arpa.

“Never Let Me Go”, nos llama a prestar atención nuevamente con el sonido del piano marcando el ritmo, mientras las notas caen. Florence avanza segura con su voz acogedora. Los instrumentos se van agregando, para dar paso al coro. Una canción lenta, una balada que acompañada con el sonido del teclado, el arpa, los pasos lentos y marcados de la batería e incluso un sintetizador, nos invita a relajarnos y dejarnos llevar por la música.

La batería nos da paso a una simpática y alegre melodía que se antoja incluso algo melosa. Los arreglos de cuerdas nos hacen pasear por un pasaje sonoro luminoso. La voz de Florence, grabado y vuelta a grabar, y puesta capa por capa, una sobre otra, nos toma y no nos deja ir.

“Breaking Down”, es una canción sarcástica: una melodía alegre con unas letras no tan luminosas, sino todo lo contrario.

Posteriormente, llega “Lover to Lover”, una canción que va más de la mano con unas influencias más “souls” y “groovys”. Un teclado protagonista, una pandareta y batería mejores amigos, y hasta un coro gospeloso podemos encontrar en esta canción, y en dónde la vocalista luce sus dotes vocales en la forma más barroca posible. Sí lo que Florence quería, era demostrar que podía cantar, esta canción lo prueba muy bien.

“No Light, No Light”, marca el regreso a las rolas atmosféricas, barrocas y obscuras que habíamos escuchado. La cantidad de arreglos que esta canción nos da es imposible de describir. Arreglos corales, guitarras, batería, arpas, panderos, teclados, arreglos de cuerdas… todo perfectamente mezclado para darle a tus sentidos un orgasmo musical, lleno de vida y de palabras que hacen eco y penetran tus oídos con gran fuerza. Recomiendo escucharla con audífonos para tener toda la experiencia.

“Seven Devils”, es la canción que continúa, y en mi opinión, es una de las canciones más interesantes que esta banda ha hecho hasta el día de hoy. Una canción que resume en 5 minutos, toda la evolución que “Florence + The Machine” ha logrado en este tiempo. Una canción que incluso por momentos puede parecer lúgubre y perturbadora; sensación lograda por la fusión de los sonidos “ecosos” que son tomados como base y el sonido amplificado del arpa.

La canción que sigue, es una de las razones por la que agradezco el nuevo “protagonismo” de la batería. Es el sonido de sus tambores una de las principales razones por la cuál, ésta canción es una verdadera belleza. Escúchala, y dime sí la canción no le debe mucho al trabajo del baterista. Por cierto, el nombre de esta canción es “Heartlines”.

“Spectrum”, comienza con un inicio más “electrónico”, por describirlo de alguna manera. Una de mis canciones favoritas, sin lugar a dudas. Una canción electrónica, con sintetizador y un arpa que nos regala notas por encima. Es probablemente, una de las canciones que suene algo “alejado” del resto de las otras rolas que la banda nos ha ido ofreciendo a lo largo del disco, pero que no causa malestar, ni rompe con la atmósfera en la que nos hemos visto envueltos hasta este momento. Al contrario, se agradece una canción algo diferente al resto, incluso hasta más “simple” en sus adornos.

Florence Live

Acercándonos al final del disco “normal”, llega “All This And Heaven Too”, que sigue más o menos la misma fórmula que el resto de las canciones. Incluso, podía aventurarme a decir, que es probablemente, una de las canciones que más me recuerde al primer trabajo de la banda. Hasta incluída como “Lado B”, de “Lungs” podría haber funcionado maravillosamente.

“Leave My Body”, llega para finalizar el disco. Una canción en la que explotan al máximo los coros barrocos provenientes de otros mundos.

Para la parte “Deluxe” del disco, tenemos 3 canciones más, que ojalá estuvieran incluídas dentro del disco normal. Tengo la suerte de haber comprado la edición “Deluxe”, y me parece que las canciones hubieran amenizado el disco.

Las tres canciones transmiten una vibra distinta al resto de las canciones. Suenan más electrónicas y experimentales, pero sencillas en comparación con el resto de la obra musical que la banda inglesa nos ha regalado hasta ahora.

 Debo mencionar a “Stangeness and Charm”, una canción hermosa. Otro orgasmo musical marca Florence y su máquina inglesa.

 Entonces, y para resumir: “Ceremonials” debería ser llamado también el disco de las “mil capas”. No es un disco fácil de escuchar, a diferencia de “Lungs”, que me parece un disco más accesible y llevadero para cualquier escucha. “Ceremonials” trae consigo sonidos llenos de influencias y complicados arreglos musicales. Todo el disco fue creado para envolverte en una atmósfera tan llena de sonidos simultáneos, que no sabes en realidad por dónde va un instrumento cuándo el otro ya viene de regreso. Es un disco lleno de esos momentos mágicos, en el que por más que lo escuchas, a la siguiente vez, encontrarás algo nuevo.

Las canciones son más obscuras, más extensas, más tétricas, diferentes. Pero, la GRAN diferencia entre este nuevo disco y el “Lungs”, recaen en una sola cosa: la fuerza de los coros. La apuesta por los coros, tanto los que están formados por la misma voz de Welch, como por voces adultas y de niños, hacen de “Ceremonials” un disco lleno de magia, un disco épico, distinto y con un sonido más trabajado que la obra anterior.

Señores, pocas veces ocurre que una banda logra superarse en el segundo disco… Yo debo decir que para mí, “Florence + The Machine” se superó, y nos dio más de lo que esperábamos. Se la llevaron tranquilo, se pusieron a trabajar, amoldaron aún más su sonido y lo embellecieron con más capas de dulces armonías. Es un disco barroco, maduro, mejorado, mágico, épico, obscuro… al final de la reseña, ya por fin se me ocurren más adjetivos para calificar este disco. Sin embargo, no es un disco para todos, esto es por seguro. Tendrás que escucharlo para saber sí es lo tuyo, o de plano te quedas con lo logrado en “Lungs”.

 “Ceremonials” Florence + The Machine Descargar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s