Blog de música rock y metal

“Dos bandas, Un Mismo Género”


Sí eres fan de la música violenta, metalera y “madrea tímpanos” desde hace un tiempo, seguro estarás enterado del gran rechazo que ha habido hacia las bandas “deathcore”, “mathcore” y todas esas fusiones, híbridos del hardcore o punk con algún elemento más metalero.

 

Muchas bandas, sobretodo norteamericanas, empezaron a explotar ese sonido hacia finales de los 90’s y principios del 2000. Bandas como “Atreyu”, “Alesana”, “Shadows Fall”, “Underoath”, “Killswitch Engage”, “Bring Me The Horizon”, “ In Flames”, “As I Lay Dying”, “The Dillinger Escape Plan”, “Trivium”, “Avenged Sevenfold”… por mencionar sólo algunas, nacieron durante esta época y trajeron consigo estructuras musicales, fusiones y sonidos, más o menos parecidos. A decir verdad, MUCHAS de esas bandas mencionadas y las que me faltaron por mencionar suenan exactamente IGUAL.

Es verdad que en su momento sonaban “frescos” y parecían sonar agradable al oído, incluso para muchas personas no tan enteradas, este tipo de bandas podrían ser consideradas como las bandas más brutales dentro del metal. Es cierto, algunas bandas han sabido evolucionar y mantenerse a base de calidad y esfuerzo, como es el caso de “The Dillinger Escape Plan” o “Killswitch Engage” que a mi parecer son de lo mejor dentro de este género y para mí tienen un gran mérito. El resto de las bandas se han encapsulado tanto en un sonido que, ahora parecen una parodia muy grande de ellos mismos, unos metaleros que no logran tener la consistencia técnica y creativa necesaria para innovar dentro del metal y caracterizarse por un sonido. Dentro de toda esas bandas las más aburridas y deterioradas (en mi opinión) son “Atreyu” y “Alesana”, aunque el resto también va que vuelan para allá con sus producciones.

En fin, todo lo anterior es necesario para hacer contexto y entender mejor la razón por la cuál sentí necesario escribir un post que englobara dos opciones, dos bandas que se encuentran dentro de este subgénero, pero que sin embargo, logran dejar muy por debajo a muchos de los músicos que comparten la escena con ellos.

Hablemos del primer caso…

 

“Suicide Silence”


Suicide Silence es el caso de una banda bastante joven que fue formada en California en el año 2002. Fue hasta el 2005 que la banda logró sacar un primer EP, el cuál llamó la atención de la disquera de “Century Media” y los firmaron para que en el 2007 los chicos tuvieran su primer disco de larga duración en el mercado de la música. El título del primer disco fue “The Cleansing”. Este disco se convirtió un éxito de ventas para la disquera, ¿la razón?, ¿por qué habiendo tantas otras bandas que se mueven dentro del mismo género, “Suicide Silence” alcanzó un éxito inmediato?.

 

Mi respuesta: Desde mi punto de vista, el éxito de esta banda radica no sólo en que para el año 2007 el sonido más “mainstream” y vendido dentro del metal y el hardcore era el sonido de las bandas ya antes mencionadas, el que le gustaba a los chavillos de ese tiempo. Una nueva generación de amantes de la música pesada estaba naciendo y apoyada por youtube, myspace y otros sitios, éstas bandas supieron llegar a un público que estaba ansioso por verse “malo” y “rudo”, PERO, Suicide Silence no sólo es una combinación de los mejores elementos del deathcore, dentro de sus riffs de guitarra, su veloz bajeo, el redomble de sus tambores y platillos y la voz del vocalista Mitch Lucker, existe también en su música una fusión impresionante de sonidos grindcore, hardcore, black metal, death metal y todos los subgéneros más extremos dentro de la música metalera. Una fusión de elementos musicales que además está aderezada con una increíble capacidad técnica en cada uno de los instrumentos musicales, incluso una gran capacidad vocal. Hay que aceptarlo, cuándo escuchas a “Suicide Silence” puedes escuchar mucha brutalidad, caos, violencia sonora pero todo BIEN ejecutado. Las canciones tal vez no ofrezcan muchísima innovación, pero, el sonido que tienen es efectivo, directo, potente y macizo y esto se puede notar más aún, sí comparas el sonido de la banda con cualquier otra banda que se mueva dentro de los mismos esquemas musicales. Al compararlos con otras bandas te darás cuenta que estos cabrones californianos están muy por encima de sus hermanos.

 

El primer disco de la banda se caracteriza por ser increíblemente violento en su contenido musical como en su contenido lírico, abordando temas como la religión, la obsesión por la apariencia física y teniendo incluso videos caracterizados por ser completamente gore. Una muy buena carta de presentación, con excelentes breakdowns, poderosos riffs que se convierten en muros musicales y la voz del vocalo que dio pie a que lo considere uno de los mejores vocalistas del momento dentro del metal.

 

Tiempo después, en el 2009, la banda sacó su segunda producción titulada “No Time To Bleed” que, aunque el concepto musical siguió siendo el mismo, me parece que la banda no perdió fuerza, ni brutalidad en sus ejecuciones aunque sí tiene pasajes más melódicos . Las guitarras de Mark Heylmun y Chris Garza tienen interpretaciones más notables, ya no todas las canciones están constutuídas por madrazos de riffs, sino que podemos encontrar por ahí interesantes y geniales solitos y punteos de guitarra eléctrica que a mi parecer hacen relucir mejor las canciones.

En el primer disco de la banda la fuerza de las canciones, el ritmo de la bataca, los registros vocales y los riffs de guitarra nos dificultaba por momentos distinguir una canción de otra. No me mal entiendan, todas las canciones eran buenas, pero MUY parecidas, y es ahí dónde me parece que “No Time To Bleed” es un gran esfuerzo por parte de la banda de avanzar fuera de los límites que sus compañeros musicales de otras bandas tienen. Las bandas de este tipo tienden a encerrarse en un sonido al punto de que es casi imposible distinguir un disco de otro, en cambio, “Suicide Silence” buscó aplicar los mismos elementos pero de diferentes formas, obteniendo resultados criticados por algunos pero no menos efectivos.

Es cierto, algunas canciones dentro del álbum siguen siendo algo parecidas pero, existen canciones como es el caso de canciones como “Lifted”, “No Time To Bleed”, la pieza musical “… And Then She Bled”, “Genocide” y “Disengage” ( mi favorita del álbum junto con la penúltima canción) que suenan bastante distinto a las canciones que ya nos habían otorgado en su primer trabajo.

Los ritmos de la batería se hicieron más notables y la ejecución mucho más variada. Los platillos son más utilizados por el baterista Alex Lopez, lo cuál me parece un punto a favor dentro de esta producción.

Mi otro argumento sí te gusta este género y para que optes por esta banda en lugar de muchas otras ,es la siguiente: Mitch, el vocalista, tiene un increíble registro vocal, los gruñidos death y los agudos sonidos de las voces del black metal tienen a un excelente representante en este vocalista., además de que tiene la forma de “headbanguear” más chingona que he visto en mi vida.

Habrá que ver que pasará con “Suicide Silence”, que tanto podrán ser capaces de seguir evolucionando y madurando su sonido, pero por ahora, tienen un fuerte sonido que los caracteriza y diferencía de muchos otros dentro de la escena musical.

Los niñitos han sido incluso mencionados por el señor Tom Araya, así que no pueden ser nada malos.

 

 

Winds Of Plague

El segundo caso es “Winds Of Plague” que se puede considerar también hermana de “Suicide Silence” por dos cosas: ambas nacieron en el 2002 y vieron la luz en el mismo estado de California, y, aunque, “Winds…” también es considerada dentro del género de deathcore y reune muchos de sus elementos y fusiones, esta banda le agrega un elemento MUY característico y que a mí parecer los hace totalmente distintos de “Suicide Silence” dentro de un mismo subgénero.

Estos tipos californianos ya tres discos afuera y sí mi memoria no me falla en este mes deben de estar presentando su nueva producción de título “Against The World”. Mientras tienes la oportunidad de escuchar el nuevo material, ya puedes conseguir sus otros materiales: “A Cold Day In Hell”, “Decimate The Week” y “The Great Stone War”… que es el disco del cuál hablaré más consistentemente.

La tercera producción no presenta realmente muchos innovaciones en cuánto al sonido que ya venían presentando en sus dos discos anteriores, pero, en mi opinión el elemento sinfónico unido al “deathcore”, el blakc metal, los breakdowns y los demás sonidos que se unen para dar lugar a “Winds Of Plague” están mejor ejecutados, más visibles y mejor mezclados en cada una de las canciones, lo que da como resultado que la banda tenga un sonido único dentro del género.

“Soldiers Of Doomsday”, “Creed Of Tyrants” , “Our Requiem”, “The Great Stone War”, son los mejores ejemplos de que todos los gustos en subgéneros del metal pueden crear un híbrido poderoso que es digno de clasificarse dentro de las bandas del metal.

Las guitarras de Eash y Piunno son por veloces, distorsionadas, rudas cuándo tienen que serlo y cambian a ser melódicas en el momento correcto dando una muestra de la gran habilidad técnica con la que cuentan.

Este disco marcó el début dentro de la banda del baterista Art Cruz y de la tecladista Kristen Randall. Ambos realizan su trabajo de manera magnífica. Cruz por su parte suena siempre machacante, sólido y Kristen es una excelente tecladista, dentro del disco debo decir que uno de mis sonidos favoritos son las bien logradas atmósferas épicas que nacen de la unión de las guitarras melódicas junto con el magnánimo sonido que Randall nos regala en sus ejecuciones.

Un disco conceptual que nos habla acerca de una batalla que la humanidad deberá enfrentar en algún momento cuándo vivamos algún tipo de apocalipsis.

Sí ya de por sí el disco es bueno, los integrantes de la banda supieron acercarse a buenos hermanos de género para pedir su colaboración en el material como es el caso de Mitch Lucker de “Suicide Silence” y Jesse Jasta de “Hatebreed”.

Ahora bien en cuánto a trabajo vocal, “Plague” Cook es un excelente vocalista que sabe también manejar sus mejores elementos. Sus gruñidos guturales son excelentes y además los combina con una buena y potente voz de canto limpio lo cuál le da un dinamismo mayor a las canciones de “Winds Of Plague” para salirse un poco fuera de las características encerradoras de sonido dentro de este subgénero. En conclusión, una bada que también destaca dentro de las muchísimas bandas que buscan ser alguien con este tipo de sonido.


La razón por la cuál se me antojo hacer un post uniendo a estas dos bandas es porque últimamente han estado sonando mucho en mi vida y porque en alguna ocasión encontré algunos debates sobre que banda era mejor que la otra. Es verdad que se mueven dentro del mismo mercado y dirigido más o menos hacía los mismos melómanos y, sin embargo, ambas bandas tienen sonidos caracterísitcos y destacan sobre la mayoría de sus hermanas, por lo que me parecen dos opciones recomendables para que sí eres más metalero no te quedes con la impresión de que todas las bandas “deathcore” apestan y suenan igual. Estas dos bandas podrían hacerte cambiar de opinión y buscar por aún más sonidos dentro de este subgénero que siguen proponiendo diferencias.

En un rato más posteo los links de descarga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s